Areas de Trabajo
COOPERACIÓN INTERNACIONAL

COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Nuestra misión principal es realizar acciones de Cooperación Internacional para el Desarrollo con los países empobrecidos. Trabajamos a partir de un diagnóstico participativo con las comunidades y/o colectivos, en el que de forma consensuada se definen las estrategias para el cambio. De esta forma los proyectos y acciones para el desarrollo se encuadran bajo PLANES INTEGRALES. La participación de la población beneficiaria en la identificación de problemas y la formulación de alternativas contribuye al desarrollo de competencias para la gestión democrática de las nuevas infraestructuras. Asimismo, el seguimiento directo de los proyectos, con visitas periódicas en el terreno del equipo técnico de Farrah nos permite una evaluación continua y la medición de impacto a medio y largo plazo.

PLAN DE DESARROLLO RURAL PLAN INTEGRAL DE DESARROLLO RURAL Y COMUNITARIO DE SARE BALA

Synthiang Koundara (PK12)

Zona: Comunidad rural Synthiang Koundara

Sector: Plan integral y Formación

Beneficiarios/as: 1.500 personas agrupadas en 200 familias de Synthiang koundara (PK12).

Financiación: Ayuntamiento de Teror y fondos propios.

Finalización: Abril 2016.

Este proyecto tuvo como finalidad mejorar la infraestructura y los equipos para la agricultura de la Comunidad Rural Synthiang Koundara, a través de adquisición de equipamiento para la agricultura, y la construcción de un almacén.
Se fomentó asimismo que los sistemas agrarios sostenibles fueran competitivos, a través de, entre otras acciones, el apoyo a las organizaciones de productores, la diversificación productiva, la agroindustria o la reducción de pérdidas post-cosecha, de forma que se mejore la renta de los pequeños productores y se reduzca, a largo plazo, la vulnerabilidad de las poblaciones al disponer de más alimentos en los mercados locales.
El proyecto fue dirigido también a reforzar las acciones contra la exclusión femenina aportando a las mujeres nuevas infraestructuras y aprendizaje de competencias para luchar contra su situación de pobreza extrema, proporcionándoles nuevas vías para la obtención de ingresos y para aliviar el trabajo agrícola y comunitario.
El acceso de las mujeres a la tierra, créditos y tecnología, y su participación en procesos de toma de decisiones permite un incremento del rendimiento de la agricultura y la disponibilidad de los mismos en las familias, afectando también a la variedad, lo que a su vez reduce el número de personas que sufren inseguridad alimentaria.